2 Algo nublado | 17.7°C | V: Oeste 22 km/h | H: 77%

Te amaré locamente

Un relato que entrelaza historias de pasión con protagonistas ficticios y de la vida real. Una curiosidad: en la narración no está ausente la figura de la ex presidenta Cristina Kirchner, a quien el autor, el periodista Jorge Fernández Díaz, presenta desde otro punto de vista al habitual. Un especial de la columnista Nora Blok para B2000.

Te amaré locamente
Por Nora Blok para Realidad, ficción e imaginación de B2000

Una época que trae –entre otras- una metáfora: la fluidez, en términos del sociólogo Z. Bauman-. Es decir, su rasgo predominante, en la vida individual y colectiva de la sociedad actual, es llenar la vida de momentos.

En ellos se engarzan los relatos de esta nueva producción literaria del periodista y escritor Jorge Fernández Díaz. Su subtítulo “Aguafuertes sentimentales y otras historias de pasión” pregonan la imposibilidad de clasificarlos. Están divididos en tres partes.

Eso sí de distinta raíz; pero emergen de una realidad en la que a sus protagonistas se les oculta la identidad con el simple procedimiento de cambiar sus nombres. Las fuentes son diversas y ambas formas son explicitadas por el narrador.

La segunda parte – “La vida real”- desarrolla hechos vividos y percibidos. En ellos, impera un ingrediente que se explicita: “Tienen razón, la realidad supera la ficción y no respeta los trucos novelísticos”.

La tercera parte -Retratos de pasión- se presenta como una suerte de homenaje a quienes, de alguna manera, dejaron huella no solo en quien escribe, sino también en quien lee. Y, en ese rescate, nada es perdible. Por el contrario, la sonrisa, la melancolía y el buen recuerdo escriben sus humanas señales para envolverlas en la remembranza...

Así, en la primera parte, comienza con una historia que responde al título. Sus protagonistas Gabriel e Irene darán crédito a una tórrida relación que, a pesar de los vericuetos (y por ellos mismos) mantiene en vilo al lector. Y su final llama a la reflexión.

En realidad, en tiempos como los que vivimos, no solo las historias reflejan los síntomas de una nueva versión de las relaciones de parejas y resulta no solo interesante observar cómo se desarrollan, sino que el recobro, en ellas, de algunos párrafos sacude con suma intensidad.

No porque se ignoren, sino cómo están presentados. Algunos evocan enseñanzas que se aprenden y luego se olvidan, como por ejemplo:” La adolescencia es la patria del amor; todo lo que sucede allí nos deja marcas, nos formatea el disco rígido de los sentimientos románticos”.

Los argumentos de este tenor pululan y ( “aviva el seso y despierta”, en clara alusión al poeta español, sin dudas) propone –tal vez sin intención-que quien lee como cuando viaja en auto frente a la luz roja, para un instante para saborear, de otro modo o desde algún lugar personal, lo que se dice.

No están ausentes las redes sociales, su injerencia y viabilidad en… “¡se ha formado una pareja!” No se ausenta, sin embargo, aquello tan viejo como “Quien busca no encuentra” y da una razón con olor a zamba:”  las cosas siempre suceden, pero las más hermosas son sin querer”.

Las diferentes caras de la soledad móvil, escurridiza, cambiante y evasiva se solapan en las historias de vida, donde la intolerancia a lo que dure, pervive y agrede. Algunos acomodados a ella, otros –como gladiadores- la pelean. Ninguno de los dos logra que las heridas encuentren la sanación correspondiente o apelan a sucedáneos para hacerla más sostenible.

Ejemplo de ello es el caso de las dos historias en las que intervienen perros. Y una voz mayor y un tanto cascarrabias que explicita: “El veneno no te asalta de repente, te va tomando de a poco. Casi ni te das cuenta”.

En suma, gente que libra batallas y suele encontrar lo que nunca pensó. Es la vida. Con caricias y bofetones o “una de cal y otra de arena”, si se prefiere. En esta modernidad,  los vínculos son onerosos, se adormecen y son fútiles.

Los errores se perciben y de ellos no escapa el lazo padres e hijos puesto que hay amores malentendidos. Las épocas cambian. El mundo avanza. La tecnología con sus permutas intempestivas alimenta una fugacidad, a veces, inquietante.

Ya en la segunda parte, la anécdota que acontece en Pompeya nos conduce a leer su historia, sus características, la recomendación de un libro. Para quienes estuvimos por allí es recuperar, desde otra mirada, la nuestra. Al menos no lo es tanto la relación que suele darse entre turista y guía.

La defensa de la lectura es imperdible. El amor a los libros pareciera una batalla inútil; pero como dijera Umberto Eco: ¡Los libros nunca mueren! Y uno es, entre tantas cosas y en definitiva, las lecturas que lo alimentan con dignidad.

Sí es imborrable la historia del carnicero y su mujer, pues como bien se señala en palabras de Ferdinand Von Schirach:” (…) hablo del ser humano, sus fracasos, de su culpa y su grandeza”. Cuestión que está presente en la ilación de lo que contiene esta producción.

Tampoco deja de lado la denuncia: es la historia del  encuentro circunstancial con el anciano y ser testigo del maltrato que recibe. Una anécdota dolorosa para quienes, a pesar de  avenirnos a los cambios impuestos, no deja de lastimarnos y repensar qué, a veces, es necesario tomar partido y poner las cosas en su lugar.

En todo caso, este hilo conductor, en cada una de las historias que se cuentan, va tras cómo cada ser humano vive e intenta vivir como puede, con aciertos y desazones, con angustia y pequeñas o grandes regocijos.

En la tercera parte, desfilan quienes han hecho historia. Algunos ya no están. Compartir eso momentos con ellos es aprender a valorarlos más. No falta aquí el relato del vínculo de Cristina Kirchner con su padre. Y una conjetura: por qué se dio su presidencia del modo públicamente conocido.

Recorren, además, esta parte recuerdos y perfiles desconocidos de “El negro” Fontanarrosa con sus populares “canallas” y “leprosos”, sus amigos y una defensa. “Lo contrario de lo humorístico no es lo serio. Lo contario es lo pomposo”. Un grande rosarino!

No está ausente la figura de la ex presidenta Cristina Kirchner, con su historia familiar y un meollo a cuestas, sin superar. Conjeturas que se hacen con su “fantasmal lucha”. Otros como Juan Sebreli, Guillermo Saccomanno, Ernesto Sábato, Pepe Eliaschev, Joan Manuel Serrat y Marcos Aguinis también son recordados a través del conocimiento, de los encuentros, que la existencia proporciona en un tiempo y en lugar determinados.

La página de “El Nano” (J, Serrat) es, en su escritura, exquisita. Hilvanarla con muchos de sus versos y con anécdotas provoca una lección de vida inolvidable.

En síntesis, una producción literaria que conduce al placer en el recorrido ameno de sus doscientas noventa y cinco  páginas y que -de manera irrevocable- nos ayuda a pensar en la época que nos toca vivir. No para resignarnos, sino para entenderla, desde la mirada aguda y con un lenguaje claro de quien escribe.

Compartir
Participar

Encuentros en mamuschka

Ver todas las Entrevistas

El clima en Bariloche

2
17.7°C
V: Oeste 22 km/h
H: 77%
hoy
A
14°C
21°C
mar
L
9°C
22°C
mie
2
9°C
25°C
jue
2
8°C
28°C