2 Algo nublado | 15.5°C | V: Oeste 9 km/h | H: 56%

Tacos Altos

Las experiencias que vive y los problemas que debe enfrentar una joven de origen chino que crece en Argentina y la búsqueda de su identidad cultural construyen una interesante novela. Un libro del argentino Federico Jeanmaire analizada por la columnista Nora Blok.

Tacos Altos
Por Nora Blok para B2000

Considerables incertidumbres, exiguas certezas y un pretexto de época contemporánea permite al narrador armar una historia, en la que la columna vertebral es el problema de identidad. En este caso, agravado por el tironeo de respirar y vivir dos culturas diferentes.

Los conceptos de identidad y cultura son inseparables, según el mexicano Gilberto Giménez, por la sencilla razón de que el primero se construye a partir de materiales culturales. Y en el recorrido de la historia esta unión es percibida.

Su Nuam, una joven de quince años. Hija única es la protagonista. En mandarín, Su “tiene que ver con el respeto. Pero también tiene que ver con el llano, con la llanura y Nuam, “puede traducirse como genial o caliente o ardiente”.

En Glew la llaman “Sonia Lin. “O acá Lin Su Nuam”. Glew es una de las localidades del partido de Almirante Brown, en la región metropolitana de la provincia de Buenos Aires. Suzhou es una ciudad china situada en la parte baja del río Yangtsé, en la provincia de Jiangsu.

Dividida por espacios disímiles no le resulta cómodo asimilar las costumbres desiguales y tampoco comprenderlas. En uno y otro lugar filtra por el tamiz de la observación y la evaluación lo que avizora, percibe o la ubica como testigo de situaciones habituales y adversas.

Enfatiza las discrepancias y no escatima apreciaciones. De la plaza de Glew dice: “Se me caen las lágrimas por la plaza o por mí. O mejor por los sitios o las cosas que pudiendo ser bellas no lo son por culpa de la desidia o el apuro o de la ausencia de ganas en los seres humanos que tienen la posibilidad de hacer de un sitio o de una cosa algo bello y deciden no hacerlo”.

Los hábitos y los modos de proceder de sus abuelos obedientes a las normas hacen que emerjan sus preguntas retóricas: ¿Acaso la insistencia también puede considerarse una de las maneras en que se manifiesta la infinita paciencia china? O ¿Pero acaso no hay un límite para la obediencia a nuestros mayores?

Con escasos años, vislumbrar lo que Hegel rotula como la lucha por el reconocimiento humano, es decir, que los otros nos registren tal como nos queremos definir es, para Lin Su Nuam, en este instante, algo inaccesible.

Una historia de vida desplegada entre los vaivenes de la inestabilidad y persistencia y de la movilidad y el cambio. Las marcas indelebles tienen sus razones. Halla en la escritura una huida y un bienestar.

La muerte de su padre la hace retornar con su madre. Viven, por la costumbre instaurada, separadas. Ella con sus abuelos paternos. Su madre en Beijing con su familia. Añejas tradiciones que se mantienen.

Sin embargo, un elemento moderno la hará escribir en su cuaderno:”(…) mi madre me envía, desde Beinjing, un celular último modelo. Para que podamos hablar”. Y agrega:”Aquí a pesar del frío, la gente habla continuamente con los celulares, todo el tiempo, entonces si lo traigo conmigo se van a dar cuenta de que no tengo amigos. Y no quiero que se den cuenta.”

No los tiene porque acaba de llegar. Sí permanecen en Glew. Yamila, su mejor amiga y su padre. Este se asume como una pieza clave para atascar una herida, cuando regresa con  su abuelo, quien debe consumar frente a la tumba de su hijo un ritual ancestral chino.

Empieza a perfilarse -en este regreso- la acción weberiana dotada de sentido surge, y aunque no sea consciente, el tema del poder aflora porque dispone siempre de recursos, que le consienten instituir objetivos y activar los medios para obtenerlos.

Es una niña que con el artilugio de sus “tacos altos” ejecuta, también, la transición exitosa hacia la adultez imprescindible frente a los hechos que debe desafiar. Su biografía personal se va meciendo entre los trozos de vida pasada y actual. Debe atarlos, comprenderlos y, en algunos casos, dar lugar a la venganza, sin apelar a la justicia. Y asombra y se asombra.

Este corto retorno a Argentina la coloca en situaciones de aprendizaje y de toma de decisiones en las que descubre que “el dinero manda” y, tal vez, cansada de dar saltos y encerrarse en sí misma torne a los fastos confortables de la tradición china.

Una lucha por una opción civil, al  margen del derecho-deber que tiene todo el mundo de poder construir - algún día- su identidad; por ahora sin mordacidad y  antipatía comienza su nuevo (o no) peregrinaje.

No excluye –por el contrario- las prácticas corruptas. Aquí y ahora, en su nuevo círculo, se siente invitada a aguzar los sentidos con una paciencia heredada. Sin vacilaciones, las evidencias son evidencias porque son independientes de nuestras preferencias.

Con quince años sigue trabajando en su propio mundo. Astuta como la serpiente y no cándida como la paloma, y al menos generosa como el pelícano. Arranca hacia el conocimiento del mundo en el que vive e imagina nuevas formas de dar algo de ella a quienes la ignoran.

Con notable acierto literario, esta última producción de Federico Jeanmaire entrecruza mundos y experiencias, frases cortas y reiteraciones en un rápido hilo narrativo, que instiga al lector a rearmar lo que se cuenta y a apreciar los usos que parten de realidades conocidas y desconocidas. Cumple con ello con el precepto aquel que señala que no hay literatura, sino de la realidad y despliega -desde allí- su imaginación para urdir una trama ficcional  que lo muestra con un proceso de producción pulido.

Compartir
Participar

Encuentros en mamuschka

Ver todas las Entrevistas

El clima en Bariloche

2
15.5°C
V: Oeste 9 km/h
H: 56%
hoy
A
7°C
24°C
lun
E
8°C
19°C
mar
2
4°C
17°C
mie
A
3°C
16°C