A Parcialmente nublado | 12.2°C | V: Noroeste 18 km/h | H: 72%

Secretos de familia

La historia autobiográfica de la escritora Graciela Cabal revela las diferencias de una familia formada por un matrimonio peronista y radical. Otro especial de Nora Blok para B2000.

Secretos de familia
Por Nora Blok para Realidad, ficción e imaginación de B2000

¡Qué familia no tiene secretos que guardar! Unos enojados esconden las razones. Otros con culpas que no se explicitan. Pero – también-están quienes, a pesar de todo- se cuentan las aventuras y desventuras de la vida diaria y asisten, sin remordimientos, a los grandes acontecimientos que los involucran.

Una historia autobiográfica de Graciela Cabal, en el marco histórico de la época de Juan Domingo Perón. No es un dato menor, puesto que lo que se narra tiene las costumbres de la época y, obviamente, las divisiones familiares. Los une, sin embargo, no solo el vínculo familiar sino –además- el amor que  los sostiene.

Una mamá (Beatriz) peronista de “Evita”-como ella se etiqueta- y un papá (Arturo) radical. Necesariamente se debe disimular la filiación política ante los vecinos y en  el trabajo. Solo se habla de ello en familia.

Se describe -también- una memorable salida de Eva Perón, ya enferma y por supuesto su fallecimiento. La radio nuclea y el aviso fúnebre paraliza. Esa misma radio-en otros momentos- deleita con sus ya tradicionales y difundidos programas. Algunos de ellos (novelas e historias familiares) convocan a la imaginación de quienes los escuchan.

Unos abuelos que son conservadores. Y en esta época, censurados por poseer casas y en ellas inquilinos. Suelen quejarse del gobierno; pero “(...) mi abuela y mi abuelo se encierran con llave y hablan bajito, para que no se enteren las sirvientas. Porque si se enteran las sirvientas de que son contreras van y te denuncian en la Unidad Básica más cercana, y entonces te quedás sin trabajo y te tenés que ir a vivir a Montevideo”...

Las vivencias, las historias con ajustes y desajustes son narradas y observadas desde la mirada de una niña, quien como toda hija única, cuenta con esos padres que -aunque le ponen límites- tratan de darle lo mejor.

Todos los episodios, que genera el grupo familiar, se encuadran desde la vida escolar de Graciela como un pretexto. La polarización, en ellos, está presente. Y, en ese recorrido, asoman los usos ese tiempo, los hábitos y las rutinas de algunos personajes que bordean lo estrafalario.

Una vida escolar que no olvida las lecturas obligatorias, las actividades que le siguen y lo protocolar ineludible en la escuela en aquel momento. Con maestras diferentes, rigurosas algunas; otras cariñosas, sin olvidar la exigencia.

Una canción que no olvidan sobre todo uno de sus versos:” ¡Angelitos, adelante, adelante con fervor, siendo buenos estudiantes, lograremos ser mejor!” Todo un mandato institucional: se privilegia el estudio para lograr el orden, la eficiencia y la practicidad. Y se evalúa la meritocracia. No obstante, no hubo exclusión. El país necesita obreros para sus innumerables fábricas.

El día que les fue permitido a las mujeres votar resulta una anécdota interesante. Sin dudas, es un logro de Eva Perón que levanta polvareda y no deja de registrarse como un episodio de envergadura.

La sonrisa asoma en el lector y también la nostalgia por la candidez de los niños, por sus preocupaciones y sus descubrimientos. El adulto interpreta que hay cosas que deben ignorar; pero ellos se las arreglan para enterarse de acuerdo a lo que han oído.

Una existencia infantil con amigos, en la primaria. Antes, dada su tozudez, no hubo manera que se asomara a lo que hoy conocemos como preescolar, que con su tinte perseguidor hasta ahora no la disuade.

Así desfilan: Gladys, “la gordita”, Chiquitina,  Rodríguez, Alfonsín, Gennaro, Edita y su mejor amiga Cristini. Juegan a los juegos de entonces y cuando tienen edad para ello toman la primera comunión. Deben estudiar y hay palabras que no entienden, preguntan y el adulto omite  darles el significado por pudor.

En cuanto a los juegos, cada uno de ellos se va ajustando al tiempo y sus novedades a sabiendas de que poseen un mercado infantil numeroso, que siempre desea lo moderno y que con la ayuda de sus familiares podrá adquirirlos

Ese sentimiento adulto provoca más de un momento alegre. Sobre todo en los simulacros de confesión que realizan. Sacerdotes que atónitos salen del confesionario para ver quién es que tal pecado lleva en su alma. No deja de ser gozoso y, a la vez, mostrar cómo los padres se inhiben frente a determinados temas.

Graciela Cabal, escritora argentina, con una larga trayectoria literaria para diferentes destinatarios (infantiles, juveniles y adultos) logra incorporar temas en los cuentos infantiles como el sexismo, la religión o la discriminación, quizás con la intención de que los  chicos actuales no vivan las fastidiosas experiencias que en esta novela narra.

Compartir
Participar

Encuentros en mamuschka

Ver todas las Entrevistas

El clima en Bariloche

A
12.2°C
V: Noroeste 18 km/h
H: 72%
hoy
2
8°C
22°C
mie
2
9°C
28°C
jue
A
10°C
33°C
vie
a
10°C
29°C