3 Nublado con precipitacion a la vista | 17°C | V: Noroeste 27 km/h | H: 41%

Procesan a una pareja por usurpación

<b>El juez de instrucción Miguel Angel Gaimaro Pozzi dictó el procesamiento de una pareja por una presunta usurpación. En forma clandestina habrian in
17 octubre 2008, viernes
El juez de instrucción penal 6, Miguel Angel Gaimaro Pozzi, dictó el procesamiento de dos personas mayores de edad, residentes en nuestra ciudad, pareja entre sí, por considerar que existen elementos suficientes en esta etapa del proceso para considerarlos presuntos autores del delito de usurpación art. 181 inc. 1º del Código Penal, sin perjuicio de mantener la libertad provisional concedida oportunamente -artículo 45 del Código Penal y artículos 281 y 285 del Código Procesal Penal. Los ahora procesados ingresaron en fecha no determinada con exactitud pero ubicada entre julio del año 2006 y enero del año 2007, en forma clandestina al inmueble ubicado sobre calle Brazo Huemul entre las calles Río Cuyín Manzano y Río Castaño Overo de esta ciudad , construyendo una vivienda precaria de madera despojando así al dueño del inmueble aprovechando la circunstancia de que éste se domicilia en la ciudad de Buenos Aires.

La presente investigación se inicia con la denuncia efectuada por el Dr. Mariano Galindez Tuero en representación del dueño del inmueble en cuestión. Consignó que su mandante en fecha 14 de abril de 1992, mediante Escritura Pública adquirió al Jockey Club Bariloche un lote de terreno de 1734 metros cuadrados, con todo lo adherido a su suelo.

En la oportunidad se efectuó la tradición del inmueble a su mandante y se procedió a la debida inscripción en el Registro de la Propiedad Inmueble. Consignó que su representado a los efectos de la seguridad y deslinde del inmueble, procedió a la limpieza y cercamiento del lote en toda su extensión. Se proyectó una edificación para vivienda familiar. Aclaró que por diversas y numerosas razones familiares, laborales y económicas, no se pudo concretar la construcción de la vivienda proyectada. No obstante ello, periódicamente se visitaba el inmueble a los fines de su limpieza y control de cercos perimetrales (personalmente o a través de personas contratadas a tal fin). Además se efectuaron los trámites para la instalación de los servicios y se continuó con el pago de impuestos provinciales y tasas municipales. En relación al hecho investigado manifestó que en fecha que no se puede determinar con exactitud, pero, en horas nocturnas y de manera clandestina, una persona que se conduce en un vehículo marca Volkswagen Gol, dominio EMF-056, color champagne, con vidrios polarizados, invadió arbitraria e ilegítimamente el terreno, y, aparentemente con ayuda de otros sujetos, procedió a remover los cercos establecidos y emplazar un obrador o precaria construcción en el fundo. Indicó que no se estaba en presencia de un indigente que se asentó temporariamente, ni del reclamo de una comunidad originaria, sino de un oportunista que; con pleno conocimiento, conciencia y voluntad, invadió de manera ilegítima la propiedad ajena, con el ánimo de ocuparla y apoderarse de la misma en forma indebida, despojando a su legítimo propietario.

En la causa se encuentra agregado informe del personal policial actuante quien se constituyó en el lote en cuestión constatando la existencia de la propiedad que ocupa toda la cuadra al norte de la calle Brazo Huemul, midiendo aproximadamente 80 metros de frente por 20 metros de fondo pudiéndose observar una vivienda precaria de madera, debajo de un alero de dicha vivienda un vehículo VW Gol color beige cinco puertas dominio EMF-056. En el lugar se pudo apreciar la existencia de un pozo de agua que se está cavando y un tanque de agua elevado a procos metros al Noroeste de la casa, el sector Oeste del predio se observa limpio y el sector Este posee pasto y vegetación de árboles bajos, la propiedad está cercada con alambrado liso de cuatro y cinco hilos y existe un portón de madera para acceder a la propiedad por calle Brazo Huemul. Consta asimismo del acta que se acercaron los moradores de la vivienda a quienes el personal les explicó la razón de su presencia, procediéndose a realizar la identificacion de los moradores.

El Magistrado consideró que las pruebas recabadas en la presente causa y su análisis, permiten, siempre teniendo en cuenta la provisoriedad propia de esta etapa preliminar, tener por acreditado el hecho conforme fuera descripto en la plataforma fáctica, así como la autoría responsable de los traídos a proceso por el delito de USURPACION art. 181 inc. 1º del C.P., lo que autoriza a dictar su procesamiento en los términos del art. 285 del ordenamiento ritual ya que estimo, recaída condena en la presente, la misma gozará del beneficio del art. 26 del C.P. en virtud de la escala penal con la que se sanciona el delito investigado, sin perjuicio, que recabados que fueren los antecedentes de los imputados corresponda adoptar otro temperamento.

De la denuncia realizada y del testimonio agregado en autos consta que los imputados, aprovechando que el inmueble se encontraba sin moradores lo ocuparon y construyeron una vivienda precaria, actos a través de los cuales lograron despojar a Carlos Alberto Casares de la posesión. Tambien consta que al momento de producirse el hecho denunciado y que diera inicio a las presentes actuaciones, quien poseía el inmueble con ánimo de dueño era Casares. El mismo recibió la posesión al momento de adquirir el inmueble y nada indica que antes del suceso la haya perdido y además el pago de los impuestos agregados revelan que el Sr. Casares cumplía las obligaciones fiscales que le correspondían como titular del dominio lo que permite sostener que tampoco había abandonado la posesión del lote.

En definitiva, si bien el lote no estaba ocupado al momento del hecho, Casares tenía la posesión del mismo, de la que fue privado y a entender de este tribunal, los actos de ocupación clandestina (realizados en ausencia de quién podía oponerse a los mismos), así como los actos posteriores realizados para mantenerse en él hasta el presente, configuran el despojo que sanciona la ley.

La descripción que del tipo en análisis brindan José Luis Clemente y Sebastián Romero en su obra "El Delito de Usurpación" 2da. Edición Ampliada, Lerner Editora S.R.L., pag. 105, al señalar que "habrá clandestinidad cuando el sujeto activo ocupa el inmueble en forma oculta, furtiva, o en ausencia del tenedor, poseedor o cuasiposeedor o con precaución para sustraer el acto del conocimiento de los que tengan derecho a oponerse", encuentra su correlato en la conducta de los imputados, puesto que, como luce de la prueba señalada, éstos aprovecharon la ausencia del propietario para consumar el hecho, encuandrándose su conducta en las disposiciones del art. 181 inc 1 del C.P. "USURPACIÓN".

Tal como lo señala Fontán Balestra en su obra Derecho Penal, Parte Especial (Ed.Abeledo Perrot) lo que importa a los efectos de configurar el despojo es que el sujeto pasivo esté en la posesión, cuasiposesión o tenencia del bien, ya sea por si mismo o ejerciendo un derecho.

El bien jurídico protegido por la norma del art.181 del Cód.Penal resulta ser el uso y goce pacífico de un bien inmueble por el hecho de posesión o tenencia, o el ejercicio de la facultad de ocupación de un inmueble otorgado por un derecho real. Y la acción típica resulta ser la de despojar a otro, total o parcialmente, de la posesión o tenencia de un inmueble.

La acción típica se caracteriza por una doble consecuencia: Por una parte, el poseedor o tenedor, deben resultar desplazados o excluidos de su ocupación. Por la otra el usurpador ha de estar en condiciones de permanecer en la ocupación. El despojo se logra expulsando a los ocupantes del inmueble, invadiéndolo, penetrando en él sin expulsarlos y también ejerciendo los derechos que le corresponden, generalmente intervirtiendo el título, es decir, invocando un título de ocupación distinto y mejor de aquél en virtud del cual se ingresó al inmueble.

Con respecto a la defensa ensayada por los imputados, estimo que la misma es insuficiente tanto para excluir la antijuridicidad de la acción o eventualmente la culpabilidad de los prevenidos. Si bien los ahora procesados sostienen haber ocupado el lote en virtud de una "necesidad habitacional" la situación aducida no implicó a mi entender un peligro grave e inminente para los encausados, quienes vivían por entonces junto a sus padres y por tanto, ello no constituye ni causal de justificación ni de inculpabilidad ( por no ser un estado de necesidad justificante y tampoco estado de necesidad inculpable). Este procesamiento fue apelado por ambos encartados.

Compartir
Participar

Encuentros en mamuschka

Ver todas las Entrevistas

El clima en Bariloche

3
17°C
V: Noroeste 27 km/h
H: 41%
hoy
E
12°C
21°C
mie
2
5°C
18°C
jue
E
4°C
17°C
vie
2
4°C
19°C