3 Nublado con precipitacion a la vista | 17°C | V: Noroeste 27 km/h | H: 41%

Poema del lunes

<div style="text-align: left;"><img src="images/stories/011marzo/fines del 2010 principio del 2011 020.jpg" border="0" /><br />La barilochense <strong

UNA DE POETAS

Poema del Lunes

Hoy, Carolyn Riquelme, Bariloche, 1973


Esplendor

 

I

Hay que tapar los huecos

de la casa


que no nos encuentre

desprevenidas

la inundación de ratas

en octubre

 

que sea áureo el amor

 

que luminoso sea

II

los ojos rasgan niebla dura


la  mascan

(es delicado el movimiento)

 

muelen el nudo de dolor

 

… de miedo es el plomo en

el precipicio…

 

y saltan como de risa dando brillos

 

brillos de nena

amor mío


III

será el andar los pies en el aire


ir de vuelo ante el frío

 

ante la ternura que hiela

 

será un pie tras otro los días que vienen

 

la adivinadora toda certidumbre

dará pasos

Carolyn Riquelme nació en 1973, y reside en San Carlos de Bariloche, Río Negro. Es profesora de Matemáticas. Textos suyos fueron publicados en “Marcas en el Tránsito”, antología reunida por Graciela Cros (Ultimo Reino, 1995) y en “Desorbitados: poetas novísimos del Sur de la Argentina” compilación realizada por Cristian Aliaga (Fondo Nacional de las Artes, 2009). Participó de talleres de creación y análisis poético coordinados por Diana Bellessi y Arturo Carrera organizados por Revuelto Magallanes y Fundación Antorchas.  En 2001, la editorial Revuelto Magallanes publicó “Andreas y Jardines”.

Dijo de Carolyn Riquelme el poeta y crítico Cristian Aliaga:

Estilete inocente y feroz contra las miserias del mundo*

Soy niña/ me vistieron de rosado/ dejaron crecer mi pelo/ me regalaron muñecas/ ositos suaves y un lavarropas a pila.// Aprendí a bordar/ punto tras punto/ aguja e hilo/ hilo verde/ hilo rosa.// Y soy niña/ me visto de rosado// sé cocinar/ orégano y azúcar/ harina y sal. // Sé besar/ me enseñaron.// Soy niña/ me visto de rosado/ para odiarte”.

“Soy niña” es el primer poema de Carolyn Riquelme que leí, en una antología preparada por Graciela Cros y publicada por Víctor Redondo 1. Quedé deslumbrado. El espíritu que alienta ese texto –y que prefigura su obra posterior– es intenso, suave y mordaz, escala con un lenguaje preciso hasta la mordedura final, ataca el espíritu público como si no pasara nada.

Desde el origen de su obra, Riquelme introduce bajo una falsa calma el estilete de una mirada demasiado pura, remastica el lugar común y carga de ferocidad a la ternura.

La poesía de Riquelme está construida con inocencia, ésa que mentaba Francisco Madariaga, la que proviene del pueblo llano, dotada al mismo tiempo de sabiduría, auténtica experiencia y preservación del asombro como herramienta de iluminación; pero también con altas dosis de ironía, que se destila en largas noches de sufrimiento, sin llorar.

Por eso, Riquelme ha estado atenta a las voces de esas mujeres sabias y sincréticas que pueblan el negocio de su madre y revolucionan el barrio alto de Bariloche con sus juicios, insultos y bendiciones mientras buscan la manera de sobrevivir en un mundo imbécil y aterrador, de hombres ausentes o violentos. Algunas veces, el lenguaje les basta para escapar a la miseria con la imaginación. A esas cuestiones pone nombre Riquelme por gracia de su lenguaje poético.

Carolyn Riquelme alcanza un lenguaje propio, inconfundible, a partir de su manía matemática por la precisión y de una experiencia de vida que no hace diferencia entre lo que está arriba y lo que está abajo, como pedían los románticos. Rocker, lectora voraz, silenciosa hasta la exasperación, dispuesta a dar batalla con ferocidad contra los perritos de ceniza, es una de las voces poéticas más destacadas de su generación.

Carolyn Riquelme tiene una sabiduría poética que excede cualquier encasillamiento, sea éste el de la poesía femenina o el imbécil lugar común de esa ensaladera que contiene lo regional. En 2001 tuve la alegría de publicar Andreas y Jardines 2, su primer libro, en Revuelto Magallanes, una pequeña editorial de tapas rojas que Andrés Cursaro me ayudó a sostener mientras duró. Fue apenas una primera muestra de una obra que, en plena maduración, amenaza con un extraordinario futuro que está muy cerca.

Hay en Riquelme un tono que remite por momentos al estilo impecable de Wislawa Szymborska o Marina Tsvetáieva. No podría escribir desde la distancia, porque he compartido con ella movidas, presentaciones, ediciones y viajes; y concluimos -ebrios de poesía o de virtud–en que la sabiduría es algo parecido a pasar sin hacer ruido, pero pasar. La obra de Carolyn, cruel, lúcida, reveladora y original, me ilumina. Con ella fui de la admiración a la amistad; el ciclo perfecto, para mí, de la fraternidad poética.

 

*Cristian Aliaga

1.        Cros, Graciela (1995) Marcas en el tránsito, Buenos Aires, Último Reino.

2.        Riquelme, Carolyn (2001) Andreas y Jardines, Comodoro Rivadavia, Revuelto Magallanes.


El poema del lunes para Una de poetas

Graciela Cros

Talleres de Escritura Creativa

gracielacros@gmail.com

Compartir
Participar

Encuentros en mamuschka

Ver todas las Entrevistas

El clima en Bariloche

3
17°C
V: Noroeste 27 km/h
H: 41%
hoy
E
12°C
21°C
mie
2
5°C
18°C
jue
E
4°C
17°C
vie
2
4°C
19°C