A Parcialmente nublado | 17.6°C | V: Calma km/h | H: 63%

Pequeñas mentiras

La incertidumbre que rodea la muerte de una persona está presente en toda la novela, la cual relata la historia de una familia en un clima de constante tensión. La autora australiana Liane Moriarty logra con la obra la mayor venta en Estados Unidos y el Reino Unido. Un especial de Nora Blok para B2000.

Pequeñas mentiras
Por Nora Blok para Realidad, ficción e imaginación de B2000

Desde un comienzo, se sabe que hubo una víctima. Lo que se ignora es si es asesinato o accidente. Así como quién es la mártir.

En paralelo, se va armando la historia entremezclada con los testimonios de diferentes personajes. La estructura, entonces, resulta interesante.

Tres mujeres y sus historias de vida son el anclaje para desarrollar una trama, en la que las diferencias son elocuentes y la amistad que las reúne, también.

Madeleine, Celeste y Jane con sus características se oponen a “las Melenitas rubias”. Dos bandos que interactúan en el espacio del colegio Pirrewee.

Como confiesa una madre: “necesita hacerse una idea de la demografía de este lugar”. En él, están “los tradicionales” y “ los tipos alternativos”.

Esta mezcla en una sola escuela no es soportable para algunos y aunque se pretenda justificar las reyertas, sobresale la imposibilidad de algunos de aceptar las diferencias o desplegar la tolerancia.

Una escuela –como muchas- que intenta satisfacer las necesidades del aprendizaje e involucrar a los padres en otras actividades.
La convocatoria: “la noche del concurso de preguntas” abre la ventana a tantos contrastes y estilos de llevar la vida.

Es en esa invitación escolar, donde se patentizan “las pequeñas mentiras” que cada cual sobrelleva y sostiene.

Madeleine, con sus cuarenta años, es frontal. Soporta con desazón poco disimulada a su ex marido y su nueva pareja, sus nuevos vecinos. El rencor no la abandona y tiene sus razones.

Pese a ello, se enrola en actividades sociales en lasque no solo está presente la fraternidad. También lo está la solidaridad y el oponerse a las actitudes injustas.

Celeste de una belleza especial expone –en apariencia- una vida plagada de felices ilusiones junto a su marido (Perry) y sus dos gemelos.

Su fingida debilidad la hace ir hasta dónde puede. Y cuando encuentra el punto no escatima en hallar las soluciones.

Jane, veinticuatro años, sobrelleva su condición de madre soltera con el apoyo de sus padres y estas nuevas amigas en el  sitio al que acaba de ingresar. Su aterrizaje en este espacio obedece a un duro aprendizaje aun con cicatrices.

“No todo lo que reluce es oro”, dice el refrán popular y así lo vamos descubriendo a medida en que se desarrolla la historia.

No es lo único que se despliega del  saber popular: la difamación, la intolerancia, el juzgar sin importar lo que provoca, el acoso y la violencia de género y su aparente tema principal el bullying escolar suenan como las astas de un viejo molino.

Tópicos que invitan a la reflexión o nos llevan –por su descripción- a sopesar que ninguno de ellos cuenta con impunidad.

Sacudones siempre con ritmos diferentes. El torbellino de los acontecimientos coloca al desnudo lo que se hace para vivir o sobrevivir.

Los rumores encuentran en ese aleteo eterno a otro dispuesto para unirse o desunirse; para mirarse con recelo o simpatía.

Bucear en las justificaciones es un desafío porque el planteo tiene un armazón donde es posible descubrir que, en la realidad, encontrar individuos con semejante actuación es posible.

Los retos son ineludibles. Mirar con el rabillo del ojo cómo los enfrentan estas tres mujeres tiene atractivos adicionales.

La muerte anunciada -desde el principio- hace que el lector elabore hipótesis; pero quién es la víctima resulta sorprendente.
Así como quién la provoca no deja atrás el desconcierto de la caída de máscaras bien urdidas.

Como se señala “aquel primer día en preescolar fue muy inapropiado” y el desencadenante del derrumbe de los disfraces, en el final.

Además, es atractivo observar el comportamiento de los niños: Ziggy, los gemelos, Annabella y Abigail.

Edades iguales y una adolescente. Actos equívocos, alianzas y una candidez que el ojo adulto no avizora y responde con diferentes sentimientos, donde el temor, la culpa y la solidaridad tienen cabida.

Quizás –como puntualiza Ed, segundo marido de Madelein-, “hay una diferencia entre tener el corazón partido y estar herido” y ese es el eje alrededor del cual la historia gira y contiene tensión, en variados momentos.

No obstante, la hipótesis del Sargento Detective Adrián Quinlan: “(…) no sería la primera vez que una disputa por un asunto aparentemente sin importancia desemboca en violencia” suena -al cerrar la novela -como un distractor no exento de “su verdad”; pero guarda cierta distancia en este caso.

Una novela donde los incidentes y la arquitectura de sus personajes son cotidianos, desde la mirada de la voz narradora y las lecturas que de ella pueden hacerse.

Es fácil reencontrarse con esa familiaridad de seres humanos que se resisten a ser reconocidos y apelan a la mentira para que los demás vean, en ellos, lo que no es verdad.

Sencilla; pero profunda. De lectura ávida y reflexiva. Con situaciones irónicas y otras dolorosas.

Liane Moriarty (Sidney) con esta novela logra la mayor venta en Estados Unidos y el Reino Unido. Traducida a treinta y cinco idiomas cuenta con un proyecto para ser llevada al cine.

Compartir
Participar

Encuentros en mamuschka

Ver todas las Entrevistas

El clima en Bariloche

A
17.6°C
V: Calma km/h
H: 63%
hoy
2
10°C
31°C
lun
E
8°C
25°C
mar
L
8°C
23°C
mie
E
4°C
17°C