K Parcialmente nublado con lluvia | 15.9°C | V: Oeste 40 km/h | H: 79%

Mujer y maestra en un mundo de hombres

Ser mujer y profesional implica atravesar duros obstáculos en una sociedad machista. La novela de la escritora argentina Viviana Rivero relata la historia de amor de una docente que tuvo que enfrentarse a los prejuicios de la sociedad. Un especial de Nora Blok para B2000.

Mujer y maestra en un mundo de hombres
Por Nora Blok para Realidad, ficción e imaginación de B2000

Los obstáculos para la docencia, en todos los tiempos, repiquetean como las constantes -de distinto tenor- que de modo ineludible debe enfrentar.

En esta novela corta, el entrecruzamiento entre ficción y datos de la realidad, se da cuenta de una de sus innumerables dificultades.
Dividida en catorce capítulos, un prólogo y un Apéndice histórico señalan una organización investigativa rigurosa.

Cada capítulo con su infaltable epígrafe –como una cita verdadera, atribuida a un autor- actúa como un anexo justificativo de comentario adicional y ajustable a lo que se desarrolla en él y permite al lector aunar acción con un análisis más exacto para su interpretación.

La historia que se narra transcurre en 1885. Córdoba, primer colegio estatal sin enseñanza religiosa abre puertas para instalar las eternas divisiones que acucian a nuestro país, desde entonces.

Los protagonistas: Mercedes Castro (cordobesa) y Manuel Urtiaga (porteño) envueltos en un amor complicado por reglas de una sociedad tradicionalista son quienes nos llevan a conocer los desencuentros políticos, que llevan a nuestro país a distanciarse durante catorce años del Vaticano.

Vocación docente y raíces fundacionales en materia educativa, muestran los rostros de una Argentina con hombres y mujeres  enfrentados por distintas pasiones.

Ser docente, en ese entonces, implica una serie de normas escritas por contrato. A ellas, se sujetan sin quejas. Y si observan que no pueden cumplirlas, la renuncia es la salida.

Una época -como se indica en el prólogo- donde el destino de las damas de manera ineludible debe respetar la norma social  instituida” (…) las únicas vocaciones que una mujer podía abrazar eran las de ser madre o monja”.

Reforzada idea que la voz narradora hace emitir, con cierta dureza, a uno de sus personajes: “Yo no sé que quieren decir con eso de la vocación; la única que yo conozco es la de ser monja, porque si no, el único destino aceptable para las mujeres sería el de convertirse en esposa y madre”.

El ámbito político no es menos conflictivo. Tradicionalistas y liberales, en las prácticas sociales, desnudan disputas.

Presidencia de Sarmiento y de Roca. Cada uno con sus modos de ejercer la administración de un país y de desarrollar sus ideas constituyen el marco de referencia.

Reyertas que –con otros nombres e ideales- persisten en el país y no cesan de dividirlo.

Los escenarios (Córdoba y Buenos Aires) alimentan la tradición y el cambio: mujeres que trabajan. A la vez, lidian e intentan avanzar hacia la modernización.

No obstante, los prejuicios pululan en una Córdoba agitada por el desarrollo de esa modernidad.

Pero las mujeres de ese tiempo y ese lugar tienen otro modo de  estructurar sus vidas, en pos de contribuir a la formación de una ciudadanía que sepa leer y escribir.

Aún cuando los ataques son virulentos “en la legalista y rígida Córdoba”  con pintadas y piedras arrojadas, continúan su labor sin pavor.

Nada cambia con los enojos y protestas que enervan a una población,  que no  logra entender lo que  esa educación en desarrollo pretende.

El cólera irrumpe y con él las marcas de lo que pueden y no pueden las clases sociales. Unos huirán al campo; otros serán víctimas y blancos  de esta enfermedad. Un grito a las doce de la noche muestra un ritode la época:”Saquen a sus muertos”. Cruel frase que los lleva a una fosa común...

Un romance  también de tiempos con chaperona y usos y costumbres determinadas. Nada fácil para los mundos en que ambos (Mercedes y Manuel) se mueven.

Sin embargo, los desencuentros, que obedecen a los espacios en que les  corresponde trabajar, no hacen cesar las pasiones que los protagonistas sostienen.

Convicciones férreas e ideales para forjar un país mejor, según la subjetividad de aquel entonces.

Como toda novela que se precie de amor, el final es el deseado.

Quizás porque aquel epígrafe de Winston Churchill :”Soy optimista. No me parece útil ser otra cosa” es que personajes, cada en su terreno y en sus sentimientos, batallen y enfrenten  la rispidez de los inconvenientes.

Una novela que se lee sin dificultades. Con ella su autora –Viviana Rivero- obtuvo el primer premio de novela histórica en el 2009 otorgado por el gobierno de San Luis.

Compartir
Participar

Encuentros en mamuschka

Ver todas las Entrevistas

El clima en Bariloche

K
15.9°C
V: Oeste 40 km/h
H: 79%
hoy
E
13°C
17°C
lun
a
9°C
21°C
mar
a
10°C
22°C
mie
2
8°C
26°C